13 junio 2008

Final feliz

Hace tiempo que sé que tengo que hacerme el pasaporte, no lo tengo porque hasta ahora no he viajado fuera de la Comunidad Europea. Todos estos trámites burocráticos me provocan de por sí mucha pereza, pero si encima escucho historias épicas como la que me contó mi primo, pues aún más, así que lo he ido dejando y dejando. Mi primo tenía que renovarse el DNI, pero sólo lo consiguió después de varios intentos. Al principio se presentó en la comisaría de Benidorm a horas normales, ocho o nueve de la mañana, la cola a esas horas ya era muy larga y cerraban la entrada antes de que él llegara. Sólo consiguió su objetivo cuando se presentó en la comisaria a las cinco y media de la mañana, y no te creas que era el primero.

Pues con estas expectativas hoy ha sido el día que he elegido para mi primer intento de sacarme el pasaporte, todavía tengo un par de meses por delante para intentarlo de nuevo si hoy sale mal la cosa. Llevo varios días o semanas intentando informarme de los trámites, horarios y de si hay o no cita previa. Conseguí el teléfono, y también la dirección, a través de Internet, pero por muchas veces que he llamado jamás me han contestado. Así que decido salir de casa a una hora de personas normales, a las nueve de la mañana. Voy al centro de Alicante caminando porque no sé como estará el asunto del tráfico por los preparativos para las hogueras. Además, mi salud me lo agradecerá. Me pongo a Moi Caprice en mi reproductor de MP3 y emprendo el camino. A la altura del puente rojo me doy cuenta de que tendría que haberme traído la cámara, siempre he querido hacerle fotos a este puente, y ahora con este aire de decadencia que tiene a consecuencia del tiempo y de su progresivo abandono, todavía me apetece más hacérselas. Además, así tendría alguna foto para poner en este post.

Ya cerca de la comisaría descubro un inmenso mercadillo por las calles. No tenía ni idea de que esto seguía existiendo en pleno centro de Alicante, me siento como si hubiera retrocedido en el tiempo, a la época medieval, pero con Moi Caprice de fondo. Hay una cosa que me sorprende, los puestos están llenos a rebosar, repletos de productos. Gran variedad de productos frescos: melones, sandías, cerezas, melocotones, hay hasta kiwis amarillos procedentes de Nueva Zelanda, y digo yo que de alguna manera habrán tenido que llegar aquí todas estas cosas, ¿no se suponía que había huelga de transportes? ¿no se suponía que había desabastecimiento de productos perecederos?. Me acuerdo otra vez de la cámara, me gustaría enseñarte toda esta variedad de frutas, toda esta variedad de colores. Y yo todavía con la nevera vacía.

Me acerco a mi objetivo y no me lo puedo creer, ¡están construyendo un edificio donde antes estaba la comisaría!. Se me acelera un poco el pulso (pero sólo un poco, no creas) porque ya son las diez, he tardado más de lo que creía. Decido preguntarle a la primera persona que encuentro, una mujer cargada de bolsas (seguro que viene del mercadillo). Me sorprende porque se asusta cuando le he preguntado si sabe dónde está la comisaría de policía, retrocede rápidamente alejándose de mí y contestándome que no es de aquí. No sé si se ha asustado de mi aspecto (lo reconozco hoy no me he afeitado) o es que se ha pensado que iba a colocar una bomba en la comisaría de policía. Pero lo que yo he pensado es que para no ser de Alicante sabe muy bien donde está el mercadillo, yo llevo 20 años en Alicante y lo he descubierto hoy.

La segunda persona a la que pregunto no se sorprende tanto y me indica donde está ahora la comisaria, a 15 minutos más andando, en la calle Pintor Aparicio. Así que allá que voy. El sol está empezando a picar así que el trayecto se me hace un poco largo. Al llegar a la comisaría veo a una pareja que está leyendo un cartel y viendo un mapa que hay en la pared, cuando se van me acerco a ver que pone. ¡Esto es increíble!, las oficinas del DNI se han trasladado a la calle Arquitecto Morell, a otros 10 minutos más andando. Miro el mapa para ubicarme, me doy cuenta de que la pareja de antes se ha marchado en sentido contrario, pero ya es tarde para avisarles, mejor así, pienso, uno menos delante en la cola.

Cuando llego a las oficinas del DNI ya son más de la diez y media, seguro que demasiado tarde, ¡con la suerte que tengo!. Me sorprende no encontrarme con una cola interminable en la calle, a pleno sol, era lo que me esperaba. Una vez dentro me acerco a un policía y le digo a que he venido, me contesta que si he pedido cita previa, ¡lo que me faltaba!. Le digo que llevo tres meses intentándolo, pero que nadie me coge el teléfono. Y a partir de aquí es cuando mi suerte cambia, cuando todo me parece increíble. El policía me saca un número, el 4, te toca ya, me dice, mesa número 12. Me presento en la mesa número 12 donde me atiende una chica rubia que no está mal pero que es un poco seca, ¡no se puede pedir todo!.

Estoy alucinado porque en menos de 5 minutos estoy en la calle y con el pasaporte en la mano. Yo pensaba que tendría que volver a recogerlo en 4 o 5 días. Esto hay que celebrarlo, me voy de compras.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No está mal, paseo, mercadillo, pasaporte en mano,... uno de esos días inesperados en que las cosas salen bien!! Espero que te aprovecharan las compras (tu nevera te lo habrá agradecido!!)
Y haz el favor de no ir asustando gente por las calles, que ya tenemos una edad....

Me alegro mucho de que hayas vuelto!
Un saludo!!

Anónimo dijo...

DEBERIAMOS HACER UNA HUELGA, COMO LA DEL GASOIL Y LOS CAMIONEROS, PERO EN RELACIÓN A TANTA BUROCRACIA QUE HAY EN ESPAÑA (Y EN LA JUSTICIA NI TE CUENTO). NINGUNO RELLENARIAMOS NINGUN PAPEL Y ASÍ QUE SE PREOCUPARAN DE NO HACERNOS PASAR COLAS Y ESPERAS TELEFONICAS INTERMINABLES

Donna_Regina dijo...

Qué lástima que no llevaras la cámara....Con Moi Caprice de fondo hubiesen salido las fotos perfectas!
Un saludo desde Bcn!
;)

musogato dijo...

Seguro que sí!

Muchas gracias por leerte un post tan largo desde tan lejos!

ainhoa dijo...

Me he reido un buen rato leyendo este post.
Es genial!!

musogato dijo...

Gracias Ainhoa!!