10 octubre 2010

El regreso

El día en que tome la decisión (por segunda vez) de abandonar este mundo llovía. Y lo hacía de una manera especial. Tras publicar el post salí a la calle. El cielo estaba encapotado, cubierto de unas nubes de color gris plomizo. El aire casi no soplaba, y la lluvia era tan fina que apenas se notaba. Las pequeñas gotitas, al carecer casi de peso, parecían quietas, como suspendidas permanentemente en el espacio, en algún lugar indeterminado entre el cielo y la tierra, indefinidamente esperando a que algún objeto móvil las interceptara.

Me di cuenta de que sólo tenía eso, lo que veía, lo que estaba viendo en esos precisos momentos. La lluvia. El cielo gris. La sensación de quietud. No me quedaba casi nada, y sin embargo, me aferraba a ello de manera instintiva. ¿Por qué tenía que tomar un papel tan activo en mi propia desaparición? ¿Por qué tenía que decidirlo yo? Y fue en ese preciso instante, tan sólo unos momentos después de abandonar, notando esta fina lluvia sobre mi rostro, sintiendo esa extraña sensación de pausa temporal, cuando decidí, después de tantos meses dándole vueltas a lo contrario, que no quería abandonar este mundo. ¿Estaría todavía a tiempo?

El día que me fui, al igual que la ocasión anterior, era el día de mi cumpleaños, mi cumpleaños de aquí. Hoy vuelvo en el día de mi cumpleaños de allí, porque me atrae este mundo, porque me siento aferrado a él y porque no quiero abandonarlo. Se que probablemente no habrá mucha gente que haya lamentado mi pérdida, que me haya echado de menos, pero aún así, por mí mismo, quiero volver. Porque al fin y al cabo mi existencia es asunto mío. Mío y de nadie más.

Hoy, el día que he elegido para volver, el sol de otoño brilla radiante. Al menos aquí en mi mundo, en este mundo que finalmente he elegido como el mío. Ahora, más que nunca, siento que he adquirido una responsabilidad con él, pues no en vano yo lo he creado. Este es mi mundo, y a él me abandono. Para quedar atrapado definitivamente en él. Para vagar eternamente entre sus líneas.






3 comentarios:

Larasoft dijo...

Gracias por volver... Ghosts from the past, preciosa elección

kateme dijo...

Como dice la canción...tú sabes lo que necesito... y lo que necesito es...vagar eternamente entre estas lineas.
Gracias por volver.
Bemvindo de nuevo

musogato dijo...

Gracias Lara y Kateme por seguir ahí!!!