15 julio 2008

Las cosas sencillas

Cuando tengo un problema gordo nunca sé como solucionarlo, nunca sé por donde empezar. Lo veo todo muy negro, muy enmarañado. Quiero acabar con él de golpe, pero está muy enraizado y no es tan fácil. He pensado que quizá sea buena idea empezar poco a poco, sin prisa. Empezar por las cosas simples, por lo fácil. He creído que así puede ser más sencillo.

Ahora tengo un problema grande. Pero tengo muchos pequeños a los que hasta ahora no he dado importancia. Así que tengo que dejarte por hoy y ponerme manos a la obra. Primero voy a arreglar un poco la casa y luego me voy al super a comprar. Primero voy a solucionar las cosas sencillas.

2 comentarios:

FILO dijo...

ES MEJOR ASI, PUES TE QUITAS MUCHOS PROBLEMAS, PARA DEJAR AL FINAL EL "GORDO", REDUCIENDO AL MÍNIMO.

musogato dijo...

Ya te contaré si funciona...