07 julio 2008

Perder la cabeza

Puedes perder dinero, la cartera con todos tus documentos y tarjetas. Puedes perder un partido de tenis o a las cartas con un poco de mala suerte. Puedes perder el bazo en un accidente o la moral si tienes un mal día. Puedes perder al gato o las llaves del coche, no sería la primera vez que me pasa a mí. Puedes perder unas oposiciones o unas simples gafas de sol. Puedes perder a un ser querido o, incluso, una amistad. Pero, por favor, nunca, jamás, pierdas la cabeza. Nunca pierdas la dignidad.

2 comentarios:

FILO dijo...

EN EL CASO DE LAS CERILLAS, ESTO RESULTA MUCHO MÁS DIFÍCIL.

musogato dijo...

Estoy muy espeso porque me ha costao pillarlo un huevo!!!