06 marzo 2008

La mirada escondida

Pero voy a seguir ahí. Siempre he estado ahí, en segundo plano, escondido.
Siempre mirando, observando el mundo, desde mi punto de vista, desde mi escondite.
Por eso no sufras, si algún día me necesitas sabrás donde encontrarme. Sólo tienes que venir y decir la contraseña. Entonces tendrás las puertas abiertas. Mi corazón abierto. De par en par.

1 comentario:

ainhoa dijo...

Boas Noites.

Tú tambien conoces mi escondite.