06 octubre 2008

Ese no soy yo

Anoche al pasar por delante del espejo percibí algo raro. Ya lo había sobrepasado, pero de refilón me pareció ver algo que no me cuadraba. Decidí retroceder, volver sobre mis pasos y mirar de nuevo. Fue entonces cuando me di cuenta, cuando entendí lo que pasaba. Y es que no era yo. La persona que se reflejaba en el espejo no era yo. Puede que se me diera un aire, pero yo no era, de eso estaba convencido.

Desde luego me invadió una sensación extraña, no sé, es difícil de explicar. Una sensación como de irrealidad, como de vacío interno, como de fuerte nausea. Tenía muy claro que el que miraba era yo, el que pensaba estas cosas, el que sentía mi cuerpo. Pero la imagen reflejada en el espejo, era otra cosa, pertenecía a otra persona. No era yo.

Intenté buscar alguna explicación y le di mil vueltas al asunto. No era cuestión del espejo, eso seguro, lo tengo hace años y esto nunca me había pasado. Fue entonces cuando me puse a pensar en cuál fue la última vez que me miré al espejo. ¿Era posible que mi rostro hubiera cambiado tanto en ese tiempo?

Es posible que me vea todos los días reflejado en cualquier espejo, en múltiples espejos, en el de mi baño por las mañanas al lavarme la cara o al afeitarme, cuando vas al aseo en cualquier situación, en el trabajo, en una cafetería, en el probador de una tienda de ropa... Pero sólo son miradas, sólo vistazos, realmente hace tiempo que no me he parado a contemplar mi rostro, a observarlo, a analizarlo.

Ahora que observo mi aspecto por primera vez en mucho tiempo me doy cuenta de que mi rostro ha cambiado, y no sólo por los años. Yo, mi aspecto, ya no soy sólo yo, es decir mi parte biológica. Yo soy más que eso, mi interior ha viajado, ha evolucionado y esto queda reflejado en mi aspecto, ha dejado improntas en mi rostro.

¡Claro que ese no soy yo! Soy más que yo, soy mi yo interior. Mi verdadero yo.


Niño en la orilla. Rodas. Verano 2008.

3 comentarios:

Bella dijo...

A mi me ha pasado igual, cumplí los 40 hace una semana y pare frente al espejo para mirarme bien..Lo que encontré fue una mujer con el rostro diferente pero lleno de sabiduría..

Anónimo dijo...

PUES YO ME SIGO MIRANDO Y ME SIGO VIENDO A MI MISMO. Y ESO ES BUENA SEÑAL

musogato dijo...

Gracias bella por tu aportación. Y a ti también anónimo...