01 diciembre 2009

Desaparecer

Desaparecer. Esa ha sido una de mis estrategias vitales, desaparecer, huir, escapar. Desaparecer de este vacío mundo, de esta falsa vida, de esta irremediable sucesión de nada.


Pero escapar, ¿a dónde? Desaparecer, ¿de qué? ¿Esfumarme? Pero si no soy nada. Si ya estoy vacío. Si ya no existo. ¿Cómo voy a desaparecer más?


Quizá la verdadera transformación sería la circunstancia opuesta. Aparecer. Aparecer de nuevo. Como cuando vine a este mundo por vez primera. Aparecer, eso es, ese si sería un verdadero cambio. Aparecer, de una vez por todas. Aparecer.


3 comentarios:

FILO dijo...

Por mucho que querramos desaparecer, siempre estamos ligados a algo, por un hilo invisible en muchos casos que hace que no nos demos cuenta de que es así. Desde luego impacta más, aparecer que desaparecer, pues el recuerdo de tal acto no es el mismo.

ainhoa dijo...

Nacemos y Morimos cada dia.
Cada dia es una oportunidad para aparecer de nuevo.
Ojala bailaramos con Rome hasta ser capaces de aparecer de nuevo transformados!.......Para entonces solamente espero un "Bienvenido" de un amigo.

Cuenta con el mio. Se bienvenido.

musogato dijo...

Gracias