04 julio 2006

La cima del Everest

Hace un tiempo leí un libro que me gustó tanto, tanto, que cuando se acabó me pregunté: "¿y ahora qué?". Era el mejor libro que había leído nunca, me impliqué tanto con él, me metí tanto en el libro, que el resto del mundo dejó de existir esos días para mí. Cuando el libro terminó, era casi como si hubiera muerto. ¡Menudo vacío sentí!

Cuando esto sucedió, entré en una profunda crisis de lectura, ¿qué iba a leer ahora?, ningún libro me atraía ni motivaba. Debe ser un sentimiento muy parecido al de un montañero cuando alcanza la cima más alta del mundo, ¿qué hace cuando ya ha conseguido su mayor reto?. ¿Qué haces cuando ya lo tienes todo?.


30 St. Mary Axe, Swiss Reinsurance Headquarters, London, England

Feliz verano.

Musogato.

4 comentarios:

eriel dijo...

Crees que alguna vez se tiene todo? Yo creo que no, que siempre queremos más. Tras una meta, viene otra, tras un logro, nos proponemos otro mayor. A lo mejor tú sí has llegado a tener esa sensación. En ese caso, eres afortunado, y lo que haces entonces,o lo que yo haría, es disfrutar de lo que has logrado. Siempre, aunque no lo tengas todo.
Me encanta leerte. Y las fotos son impresionantes. Sigue ahí.
Un saludo.

musogato_films dijo...

Hola Eriel:
Que va!, solo divago con la sensación que sentí cuando me leí el libro y postulo que debe ser similar (salvando las distancias) a lo que se siente cuando has conseguido lo máximo que te propones. Puedes sentir un vacío inicial, pero desde luego, como tú dices, seguro que nos buscariamos otros objetivos y nuevas metas.

Gracias por encantarte leerme.

Musogato.

Garimba dijo...

eres el mejor muso un saludo del garimba y aver si me das unas clases que soy un poco torpe y no me aclaro lo que me pasastes funciona de maravilla gracias, muy buenas todas las fotos.

ainhoa dijo...

Lo sé!! He prolongado la lectura de un libro por ese miedo que expresas en el post a su final. Pero se acabo el miercoles de madrugada... Y en lugar de sentirme vacía, me he sentido más llena que en los ultimos meses.
Que afortunada soy porque alguien en un momento tan especial dejo ese libro en mis manos.
Porque en tantos momentos de la vida nos toca ser la mujer/hombre de....años más fuerte del mundo.
Porque he aprendido a no temer ni huir de la tristeza y porque ahora sé lo bella que puede ser...